Proyecto de economía circular

Las obras de rehabilitación tendrán que garantizar que el 70% de los residuos que generen no van a ir al vertedero si quieren recibir Fondos Next Generation

  • Expertos en economía circular participan en un debate, en el marco del proyecto VALREC, para abordar las barreras que impiden en la actualidad el uso generalizado de áridos reciclados y para buscar soluciones.
  • La UE exige que el 70% —en peso— de los Residuos de Construcción y Demolición generados en las rehabilitaciones que se financian con Fondos Next Generation se tengan que preparar para su reutilización, reciclaje u otras y otras formas de valorización de materiales .
  • “Es necesario que el sector tome conciencia de la importancia de la circularidad y que desvincule el desarrollo económico del consumo de recursos finitos”, ha defendido Alfons Ventura, experto del Área Técnica de GBCe en VALREC.

 

1 de julio de 2022. El sector de la construcción debe cambiar ya su mentalidad para recorrer el largo y necesario camino que le queda desde la linealidad hasta la circularidad. Sólo a través de la sensibilización por parte de todos los agentes se podrá transformar el modelo en todo el ciclo de vida, lo que implica la total valorización de los Residuos de Construcción y Demolición (RCD).

En la actualidad, entre el 10% y el 15% de los materiales se desperdician durante el proceso de construcción y el 54% de los residuos generados en las obras son enviados al vertedero, según el informe Economía circular en la edificación, elaborado por Green Building Council España (GBCe). “Es necesario que el sector tome conciencia de la importancia de la circularidad y que desvincule su desarrollo económico del consumo de recursos finitos”, ha defendido Alfons Ventura, experto del Área Técnica de GBCe en el proyecto VALREC.

Con este contexto como telón de fondo, Ventura ha moderado el encuentro virtual “De principio a principio: economía circular en los residuos de construcción y demolición”, enmarcado en el proyecto VALREC. El debate, que ha contado como ponentes con Alberto Silleras, director de TECNALIA Madrid, Pablo Pérez, gerente de Galain Ingeniería y director técnico del Grupo de Interés AR de gestores de RCDs, y con Juan Diego Berjón, jefe de Servicio de SURGE AMBIENTAL de SACYR, se ha centrado en las barreras que impiden en la actualidad el uso generalizado de áridos reciclados y en la búsqueda de soluciones. Todos los participantes han coincidido en el mismo punto: “Aún falta concienciación”.

“Todo el sector, desde la pequeña empresa de reformas domiciliarias, debe cambiar su mentalidad de cara al futuro y hacer la demolición de tal forma que los materiales lleguen correctamente clasificados a planta”, ha argumentado Pérez, de Galain Ingeniería. No obstante, esa disrupción sólo será posible si los principios y ventajas de la economía circular calan, tanto en el sector, como en la sociedad en general: “Se tiene que dar el caldo de cultivo adecuado”, ha recalcado Berjón, de SURGE AMBIENTAL.

En este sentido, Silleras, de TECNALIA, ha añadido que “la investigación y el desarrollo tecnológico son básicos para demostrar a la administración la importancia de la sostenibilidad, para que cambien la regulación y para lograr la descarbonización del sector”.  Así, proyectos de innovación aplicada como VALREC, con el apoyo de la administración pública, se convierten en herramientas fundamentales para el cambio. “Una de las formas principales para que los áridos reciclados dejen de ser residuos es que existan proyectos como VALREC”, ha asegurado Berjón.

Por su parte, las políticas europeas también están empujando en esa dirección. Un buen ejemplo de ello es el marco legislativo de los Fondos Next Generation, que exige que el 70% —en peso—de los RCD generados en las rehabilitaciones que financian se tengan que preparar para la reutilización, el reciclaje u otras formas de valorización de materiales. “La realidad es que, si una comunidad de vecinos quiere financiar la rehabilitación de su edificio con los Fondos Next Generation, tendrá que demostrar con el certificado de un gestor que está valorizando las cantidades exigidas de RCD”, ha explicado Ventura, de GBCe.

Incentivar el árido reciclado

“El árido reciclado no es más caro que el árido natural, pero en la actualidad el consumo nacional de áridos naturales es de 150 millones de toneladas al año y la producción de áridos reciclados es de 45 millones de toneladas al año”, ha matizado Pérez, quien ha resaltado que “si todo el sistema se cerrara y atara cabos, el 20% de las necesidades de áridos naturales podrían cubrirse con áridos reciclados”.

Para incentivar la generalización del uso de áridos reciclados en la construcción, los expertos han apuntado hacia varios focos de actuación. Por un lado, Berjón ha resaltado la necesidad de que la tasa de vertidos sea más gravosa, como ya contempla la nueva Ley 7/2022 LRSCEC, y que su recaudación se destine al fomento del uso del árido reciclado, “como ya ocurre en algunas comunidades autónomas”.

Asimismo, para solventar el problema de las pequeñas obras de rehabilitación que carecen de espacios para clasificar los residuos, se han mencionado fórmulas ya empleadas en muchos municipios como el uso de big bags, sacas que permiten llevar los residuos de construcción y demolición generados en las obras a un punto limpio próximo, donde se debe exigir que el residuo esté correctamente separado. “Si lo que llega a planta está mal separado en origen, el proceso resulta costoso, poco rentable y desincentiva el reciclaje”, ha resaltado Ventura.

Para evitar que se repitan estos problemas, es necesario tener en cuenta el destino final de los productos que se incorporan a la obra desde la fase inicial del proyecto. Esto implica que los proyectistas contemplen desde un primer momento en sus diseños las indicaciones del marco Level(s) para su futuro desmontaje. Esta fórmula también es aplicable a las obras de rehabilitación, de manera que se puedan reaprovechar mejor en el futuro, cuando se lleve a cabo una nueva intervención, los recursos que se están introduciendo ahora en esa obra nueva.

Por otro lado, el debate ha permitido abordar los problemas actuales en la trazabilidad de los RCD, que solo se resolverán con la necesaria transición de lo analógico a lo digital: “Trazar un residuo con papeles autocopiativos escritos a bolígrafo sobre la marcha, como se hace en la actualidad, es muy complicado”, ha lamentado Berjón.

En este evento de VALREC han participado también, a través de una Fila 0 online, expertas en economía circular como Cristina Sendra, directora Técnica en Eco Intelligent Growth (EIG) de Grupo Construcía; Eulàlia Figuerola, arquitecta responsable de l’Àrea de Sostenibilitat de HAUS; Anna Manyes, asesora del Departamento Técnico de ROCKWOOL o Beatriz de Diego, experta del Área Técnica de GBCe y miembro del Grupo de Trabajo sobre Economía Circular (GTEC).

Consorcio del proyecto VALREC

El consorcio del proyecto VALREC lo forman SURGE AMBIENTAL y VALORIZA —ambas del GRUPO SACYR—, ALLGAIER MOGENSEN, ADCORE, SIKA, SODIRA, HORMICRUZ, KOLOKIUM y GBCe. Además, cuenta con el apoyo del centro de investigación y desarrollo tecnológico TECNALIA, del Instituto Eduardo Torroja de Ciencias de la Construcción IETcc y de la Universidad Autónoma de Madrid UAM.

El proyecto cuenta con un presupuesto de más de 5 millones de euros y tiene una duración de 24 meses. VALREC está subvencionado en el marco de la convocatoria de ayudas de 2021 para contribuir a la mejora de la cooperación público-privada en I+D en áreas de importancia estratégica para la económica madrileña sobre proyectos tractores elaborados por Núcleos de Innovación Abierta —HUBS de Innovación—, dentro de la Estrategia Regional de Investigación para una Especialización Inteligente —RIS3—.

 

Valrec avanza en el uso de residuos de construcción y demolición para fabricar nuevos productos de construcción

Valrec avanza en el uso de residuos de construcción y demolición para fabricar nuevos productos de construcción: “La economía circular es una gran oportunidad para generar valor»

 

  • Los miembros del consorcio del proyecto VALREC celebran la primera reunión de seguimiento de los trabajos en la que han participado las nueve empresas que lo integran y representantes de la Comunidad de Madrid.
  • El grupo de trabajo y la administración regional, que financia el proyecto, coinciden en la gran oportunidad que supone VALREC para innovar e incrementar la circularidad, trazabilidad y pureza de los recursos minerales presentes en los RCD.

 

21 de abril de 2022VALREC, proyecto de economía circular financiado por la Comunidad de Madrid (CAM) para potenciar el uso de los Residuos de Construcción y Demolición (RCD) en la fabricación ecoeficiente de nuevos productos de construcción, ya muestra sus primeros avances. Así ha quedado patente en la primera reunión de seguimiento del consorcio que está desarrollando los trabajos, en la que han participado las nueve empresas que lo integran y representantes de la CAM.

Durante el encuentro, en el que se han puesto en común los pasos dados en los diferentes paquetes de trabajo, los miembros del consorcio y de la administración regional han coincidido en la gran oportunidad que supone VALREC para innovar e incrementar la circularidad, trazabilidad y pureza de los recursos minerales presentes en los RCD. En este sentido, se ha incidido en la necesidad de avanzar en la digitalización de la gestión de residuos, de mejorar el proceso por el que se da valor a la fracción mineral de los RCD y en potenciar la divulgación y sensibilización de la sociedad sobre la importancia de la economía circular.

“La economía circular es una gran oportunidad para generar valor e innovar en ella es una inversión y no un gasto”, ha argumentado Vicente Parras, subdirector general de Innovación Tecnológica de la CAM. Parras ha destacado también la importancia de que se haya creado un ecosistema de empresas en innovación aplicada en torno a VALREC.

En este punto, Ana Cremades, directora general de Investigación e Innovación Tecnológica de la CAM, ha añadido la gran relevancia que tienen consorcios como VALREC, que “potencian una visión a largo plazo de la innovación”.

Economía circular como solución

En un contexto como el de la CAM, en el que más de la mitad del suelo está protegido y en el que la construcción va a seguir creciendo, “la economía circular se presenta como la gran solución”. Así lo ha manifestado Cristina Aparicio, directora general de Economía Circular del gobierno regional, quien ha puesto el foco en que, en este escenario, los impactos económicos, sociales y medioambientales de proyectos de economía circular como VALREC cobran especial relevancia.

Así mismo, Aparicio ha matizado que en la CAM hay una gran cantidad de árido fino secundario que no tiene salida comercial y que, a día de hoy, acaba en el vertedero. Ante esta realidad, los miembros del consorcio y de la administración regional han coincidido en que el proyecto VALREC se presenta como una solución idónea para dar respuesta a este reto, generando tejido industrial y empleo verde en torno al reciclaje de RCD.

Avances en el tratamiento de áridos

Tras la reunión, los representantes de la CAM y del grupo de trabajo han visitado la planta piloto de la empresa ALLGAIER MOGENSEN —uno de los miembros del consorcio—, donde han visto de primera mano el avance en el proceso de tratamiento de los áridos mediante la separación de las corrientes minerales del residuo según sus densidades. De esta manera, se obtiene un material reciclado de mayor calidad libre de impurezas y yesos.

El consorcio del proyecto VALREC lo forman Surge Ambiental y Valoriza —ambas del Grupo Sacyr—, ALLGAIER MOGENSEN, ADCORE, SIKA, SODIRA, HORMICRUZ, KOLOKIUM y Green Building Council España (GBCe). Además, cuenta con el apoyo del centro de investigación y desarrollo tecnológico TECNALIA, del Instituto Eduardo Torroja de Ciencias de la Construcción IETcc y de la Universidad Autónoma de Madrid UAM.

El proyecto cuenta con un presupuesto de más de 5 millones de euros y tiene una duración de 24 meses. VALREC está subvencionado en el marco de la convocatoria de ayudas de 2020 para contribuir a la mejora de la cooperación público-privada en I+D en áreas de importancia estratégica para la económica madrileña sobre proyectos tractores elaborados por Núcleos de Innovación Abierta —HUBS de Innovación—, dentro de la Estrategia Regional de Investigación para una Especialización Inteligente —RIS3—.

 

HORMICRUZ se suma a la industria 4.0

HORMICRUZ culmina su proyecto IMPLANTACIÓN DE SOLUCIONES INNOVADORAS EN EL PROCESO PRODUCTIVO DE HORMICRUZ EN EL ÁMBITO DE LA INDUSTRIA 4.0, en sus plantas de Gijón y Langreo.

El objetivo de este proyecto es la Instalación de un software inteligente que junto con la diferente sensorización instalada en las plantas productivas (células de carga, sondas, PLC, etc.) necesarias para la recopilación y digitalización de los datos, permitirá una completa integración en el software de gestión inteligente de las plantas, ya que el sistema se integra en todas las áreas de la empresa permitiendo controlar la producción de principio a fin de forma automática.

La empresa se suma así a la industria 4.0, uno de los pilares en los que sustenta su estrategia de innovación para los próximos años.

El proyecto ha sido parcialmente financiado por el IDEPA (Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias) a través del expediente número IDE/2020/000137, por el que la empresa ha recibido una ayuda de 33.523,59€.

 

Nuevo proyecto de Investigación y Desarrollo para HORMICRUZ

 

HORMICRUZ participa en el Proyecto VALREC para la Economía Circular en los Residuos de Construcción y Demolición (RCD).

Liderado por Surge Ambiental y Valoriza (grupo SACYR), y en consorcio con otras 7 empresas de la Comunidad de Madrid, el proyecto tiene como objetivo evitar el vertido de hasta 2 millones de toneladas al año de RCD y la reducción del 20% de la huella de carbono de las empresas.

Este proyecto nace con el objetivo de desarrollar soluciones innovadoras para incrementar la circularidad, trazabilidad y pureza de recursos minerales presentes en los Residuos de Construcción y Demolición (RCD), y así realizar una fabricación ecoeficiente de nuevos productos de construcción. El presupuesto del proyecto asciende a más de 5 millones de euros y tendrá una duración de 2 años.

En el proyecto también participan junto a HORMICRUZ y SURGE AMBIENTAL y VALORIZA (GRUPO SACYR), ALLGAIER, ADCORE, SIKA, SODIRA, KOLOKIUM y GBCe. Además se cuenta con el apoyo del centro de investigación y desarrollo tecnológico TECNALIA, del Instituto Eduardo Torroja de Ciencias de la Construcción IETcc y de la Universidad Autónoma de Madrid UAM.

En la Comunidad de Madrid se originan entre 5 y 7 millones de toneladas anuales de Residuos de Construcción y Demolición (RCD) al año, cerca de 36 millones de toneladas en España y 461 Mt si nos referimos al ámbito europeo. Del total de los RCD generados, aproximadamente el 30% se reciclan para usos de bajo valor añadido y se estima que el 30% de los RCD se eliminan en vertederos de residuos inertes sin ser tratados y el 40% se eliminan de forma incontrolada en escombreras y espacios naturales sin control.

El proyecto persigue crear un impacto económico, medioambiental y social entre los que destacan:

  1. Iincrementar en aproximadamente un 30% la circularidad de recursos minerales hacia productos de construcción de mayor valor añadido con horizonte 2025, evitando el vertido de hasta 2 millones de toneladas al año de RCD;
  2. Reducir la huella de carbono en torno a las empresas participantes en torno a un 20% con respecto a la situación de partida;
  3. Creación de empleo para desarrollar este proyecto, por parte de las empresas y de los organismos de difusión y generación de conocimiento colaboradores (TECNALIA, IETCC y UAM);
  4. La repercusión económica en las empresas alcanzaría los 17,2 millones de euros anuales fruto de la explotación de los resultados tras realizar una inversión privada de aproximadamente 2 millones de euros.
  5. Recapacitación de profesionales y generación de conocimiento entre las empresas de construcción y maquinaria de valorización en torno a tecnologías digitales y verdes.

Las diferentes soluciones que aportará VALREC se conciben desde una aproximación holística, adaptada al escenario local de la CAM, que aborde la superación de diferentes obstáculos, tecnológicos y de mercado. Con ello busca asegurar el cierre de ciclos en materiales y productos de construcción mediante la recuperación eficiente y la utilización de nuevas tecnologías de trazabilidad digital que tengan en cuenta criterios de economía circular y eficiencia de recursos y de energía.

Las soluciones investigadas en el proyecto irán asociadas a:

  1. La demolición selectiva y trazabilidad de calidades mediante la digitalización de la información;
  2. Utilización de tecnologías novedosas para la obtención de materias primas recicladas de mayor pureza y calidades mejoradas;
  3. Incorporación de mayor porcentaje (con un objetivo de hasta el 95% en peso) de las mismas en nuevos productos para el sector de la construcción con incremento prestacional de los mismos;
  4. Demostración y validación de las soluciones eco-diseñadas, así como de las nuevas soluciones digitales que permitan disponer de mayor detalle de información a lo largo de la cadena de valor.
  5. Analizar y estudiar los resultados obtenidos desde el punto de vista técnico, comercial, ambiental y analizar la explotación de resultados y plantear nuevos modelos de negocio derivados del proyecto.

VALREC nace con el objetivo realizar una gestión de estos residuos de forma más sostenible, alineándose con los principales desafíos del sector de la construcción para conseguir mayor eficiencia de recursos materiales y sostenibilidad, con enfoque de cierre de ciclos inteligente:

  • Economía circular “España Circular 2030”: aportando mayor eficiencia y cierre de ciclos en el uso de los recursos materiales.
  • Cambio climático “Pacto Verde Europeo”: fomentando el desarrollo de tecnologías, materiales y productos constructivos alternativos que reduzcan sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero en sus etapas de extracción, fabricación, transporte, puesta en obra y servicio.
  • Digitalización del sector “España digital 2025”: mejorando la información digital acerca de los materiales a lo largo del ciclo de vida y la cadena de suministro.

VALREC está financiado en el marco de las ayudas “Hubs empresariales de innovación abierta” cofinanciadas por la Comunidad de Madrid y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional para contribuir a la mejora de la cooperación público-privada en I+D+i mediante el apoyo a proyectos de innovación tecnológica de efecto tractor elaborados por núcleos de innovación abierta en la Comunidad de Madrid.

 

Hormicruz continúa su inversión contra el Covid-19.

A través del apoyo del INFO y de fondos FEDER se han realizado nuevas acciones en materia de prevención.

Hormicruz ha realizado, desde que comenzó la pandemia, un importante esfuerzo en seguridad e higiene, a través de diferentes acciones para reducir el contacto físico entre las personas que cada día pasan por las instalaciones de la empresa.

Con la financiación del INFO, a través de fondos FEDER, y enmarcado en el “Programa de Apoyo a Inversiones Productivas y Tecnológicas Covid-19” (expediente 2021.07.ITCO.000315) se han puesto en marcha las siguientes acciones en la empresa:

– Adquisición de ordenadores portátiles para implantar el teletrabajo entre los empleados.

HORMICRUZ implementa un proyecto de ciberseguridad en la empresa

Hormicruz ha implantado una serie de medidas globales de ciberseguridad con el objetivo de proteger los activos de la empresa, la seguridad de los usuarios y la infraestructura computacional, además de todas sus redes de comunicaciones.

El proyecto, financiado por el Instituto de Fomento de la Región de Murcia, a través de fondos FEDER, y enmarcado en el Programa de Ayudas para la Contratación de Servicios de Innovación (“Cheque TIC Ciberseguridad”) (Expediente 2020.08.CHCI.0107), consta de dos fases:

La primera consiste en la realización de una auditoría completa de Seguridad de la Información para evaluar el grado de cumplimiento de estándares internacionales, incluyendo un análisis detallado de riesgos y el nivel de seguridad objetivo.

Esta fase terminará con la realización de un plan de acción con las medidas a aplicar para alcanzar el nivel de seguridad marcado.

La segunda fase del proyecto es la implantación de ese plan de acción de acuerdo a la priorización de actuaciones establecidas en la evaluación de riesgos realizada en la primera fase.

Con la realización de este proyecto, los objetivos que Hormicurz pretende cumplir son:

  1. – Reducir el impacto reputacional ante posibles brechas de seguridad.
  2. – Reducir la caída de servicios y, con ello, mejorar la relación con los clientes.
  3. – Mejorar nuestra posición competitiva.
  4. – Reducir el riesgo de sanciones por incumplimiento de normativas, derivado de un ataque informático.
  5. – Aumentar la capacidad de resiliencia y la recuperación de la actividad.

Hormicruz culmina el proyecto bioconcrete, hormigones de bajo ph, sostenibles y descontaminantes

HORMICRUZ ha finalizado recientemente el proyecto de I+D BIOCONCRETE, cuyo objetivo ha sido el desarrollo de nuevas formulaciones de hormigones y morteros que contribuyan a mejorar la calidad del aire y a hacer más agradable visualmente grandes obras de hormigón mediante la formación de un recubrimiento vegetal.

El proyecto ha buscado desarrollar un material con capacidad de generar ambientes más saludables, sostenibles y ambientales contribuyendo a mejorar la vida en nuestras ciudades a través de la reducción de CO2, la reducción de la temperatura de los ambientes urbanos y la calidad de nuestro entorno construido.

Además, estos materiales mejoran el confort térmico en edificios, funcionando como material aislante y regulador térmico, ofreciendo de este modo ventajas tanto medioambientales y estéticas, como térmicas.

Este nuevo material responde a la necesidad de establecer un mayor contacto de nuestro entorno con la naturaleza, logrando una simbiosis de naturaleza y construcción que abre la puerta a ciudades cuyos diseños incorporen la vegetación como un elemento más de la urbe.

El proyecto se ha llevado a cabo gracias a la financiación de CDTI a través de su Línea de Proyectos de I+D individuales y con la colaboración del Centro Tecnológico de la Construcción (CTCON) y del grupo de investigación Ciencia y Tecnología Avanzada de Construcción CTAC de la Universidad Politécnica de Cartagena, y actualmente se encuentra en fase de escalado para lograr un futuro sostenible gracias al desarrollo de materiales avanzados.

Hormicruz invierte en la protección y seguridad de sus trabajadores y clientes contra el Covid-19.

A través del apoyo del INFO y de fondos FEDER se han realizado diferentes acciones en materia de prevención.

Hormicruz ha realizado, desde que comenzó la pandemia, un importante esfuerzo en seguridad e higiene, a través de diferentes acciones para reducir el contacto físico entre las personas que cada día pasan por las instalaciones de la empresa.

Con la financiación del INFO, a través de fondos FEDER, y enmarcado en el “Programa de Apoyo a Inversiones Productivas y Tecnológicas Covid-19” (Orden de 20 de julio de 2020) se han puesto en marcha las siguientes acciones en la empresa, tanto para los empleados como para nuestros clientes:

– Adquisición de ordenadores portátiles para implantar el teletrabajo entre los empleados.

– Instalación de equipos de fichaje automáticos con reconocimiento facial.

– Instalación de estaciones de gel higienizante en diversos puntos de las instalaciones.

– Instalación de equipos purificadores de aire.

Hormicruz desarrolla un hormigón autocompactante utilizando exclusivamente materiales de la zona

Durante los últimos años se ha extendido el empleo de hormigones autocompactantes (HAC), debido sin duda a sus ventajas medioambientales, de mejora en la calidad del hormigón y el entorno de trabajo. El HAC se caracteriza por su capacidad para fluir rellenando el encofrado sin necesidad de medios de compactación internos o externos.

Para lograr este comportamiento se modifica la dosificación inicial empleando mayores cantidades de finos y aditivos. Esta modificación en la dosificación junto con un comportamiento reológico alejado del que presentan los hormigones tradicionales vibrados puede tener influencias sobre la durabilidad del HAC al verse sometido a ataques externos. La principal clave para la obtención de un hormigón autocompactante es aumentar la fluidez y viscosidad de la mezcla mediante el empleo de adiciones, más cemento y/o aditivos moduladores de la viscosidad. Con este aumento de la viscosidad, se consigue evitar la segregación de las partículas de diferentes densidades al aumentar significativamente la fluidez de las mezclas. El principal problema surge, porque en la mayoría de las ocasiones, ese aumento de viscosidad se obtiene a partir del empleo de mayores cantidades de cemento que aseguran una mayor robustez de las mezclas (estabilidad frente al cambio de materiales), pero esto conlleva unos precios mayores que limitan el uso de este tipo de hormigones. Por no hablar, del inconveniente medioambiental que supone aumentar el contenido de cemento (una tonelada de Clinker produce una CO2).

En este contexto, Hormicruz ha desarrollado mezclas de HAC con contenidos de cemento similares a los hormigones convencionales (300 kg cemento/m3 ). Para ello, se ha trabajado adicionando filler calizo, que en la actualidad es un subproducto industrial con muy pocas salidas comerciales, obteniendo unos resultados inmejorables.

Para el desarrollo de este proyecto, Hormicruz ha obtenido una ayuda del Instituto de Fomento de la Región de Murcia, dentro del programa de ayudas para la contratación de servicios de innovación, “Cheque de Innovación”, con número de expediente 2019.08.CHEQ.0074.